Un spa en la terraza: tu paraíso exterior
30 May

Un spa en la terraza: tu paraíso exterior

Ya ha llegado el buen tiempo y todos estamos poniendo a punto ese rincón de nuestro hogar donde disfrutar de un poco de aire libre tanto solos como en buena compañía, ya sea una terraza, un jardín, un patio…
Y es que en verano los días son largos y tan agradables que queremos estar bajo techo el mínimo tiempo posible.
Un buen mobiliario y plantas harán que tu terraza o jardín sean prácticos y bonitos pero, ¿cómo convertirla realmente en un espacio especial?

Un Jacuzzi de exterior es la solución perfecta. Muchos se sorprenderán y hasta puede parecerles algo ostentoso, pero lo cierto es que un hidromasaje puede cumplir muchas funciones que ni te imaginas. Desde los rituales de relajación para los que fueron creados hasta un lugar de descanso en el que tomar algo y charlar con amigos. Además, toda la familia está invitada, tus hijos podrán disfrutar también de un baño en el exterior siempre y cuando se tengan en cuanta unas medidas de seguridad básicas, por supuesto.

¿Cuáles son los pasos a seguir para hacer realidad tu proyecto?Spa de exterior con tarima

1 - Escoge un lugar privilegiado

Sea cual sea tu espacio, una terraza, un jardín o un patio lo primero que tienes que plantearte es la privacidad. Aun si piensas convertirlo en el centro de todas tus reuniones piensa que es muy probable que quieras evitar miradas indiscretas. Puedes ayudarte de pérgolas, biombos, paravanes o separaciones vegetales como enredaderas o trepadoras


2 - Un spa por todo lo alto
Como seguramente ya sabes, los spas tienen cierta profundidad. Para crear un ambiente agradable tienes varias opciones:

· soterrar el spa.
Esta opción es una de las más llamativas estéticamente porque, visualmente, no irrumpe en el espacio sino que se integra como un elemento decorativo más, como si se tratara de una alfombra. La contrapartida es que la instalación debe estar bien pensada para facilitar el mantenimiento de la maquinaria.
· dejarlo a nivel del suelo y rodearlo con una tarima a modo de plataforma.
Esta opción también puede resultar muy estética si lo que quieres es elevar tu spa como si se tratase del altar de un santuario. A fin de cuentas el hidromasaje es todo un ritual. La tarima puede servirte, además de para rodearla a pie, para poder posar sobre ella bebidas, toallas, un equipo de audio con música relajante, o plantas aromática y decorativas.
· dejarlo a nivel del suelo y ponerle un embellecedor o faldón.
Esta opción es quizá la menos estética pero la más práctica y funcional ya que no precisa mayor espacio ni desembolso de dinero que la propia instalación del spa y su faldón. Es ideal para espacios reducidos y donde no podemos encastrar el spa a nivel del suelo, como por ejemplo, la terraza de un ático.

3 - Completa tu experiencia

Además de escoger dónde y cómo colocar este pequeño templo de relajación que es tu spa, puedes integrar también un kit de cromaterapia. La cromaterapia tiene diversos beneficios para la mente que se reflejarán a ciencia cierta en tu bienestar psíquico y físico. Pero es que además en exterior puede convertir el rincón de tu spa en el ambiente más especial y llamativo de toda la terraza, en especial cuando la luz es más tenue, al amanecer o al anochecer.

Seguro que ya tienes visualizado ese espacio ideal para colocar tu spa de exterior... ¡Vamos! ¡Tírate a la piscina! ¡Solo se vive una vez!