Cuidados básicos para la puesta en marcha de un SPA
20 May

Cuidados básicos para la puesta en marcha de un SPA

Los spas requieren de un mantenimiento básico para garantizar su conservación. Una atención especial y un cuidado específico del agua preservarán su estado y garantizarán el buen estado del agua. Esto convertirá tu Spa en una zona de confort, salud y bienestar. Te explicamos como mantener tu Spa:

  • Pese a que hay cuidados básicos que te vamos a comentar a continuación, no esta de más que te asesores con el fabricante de tu Spa de cuales son los cuidados básicos del spa que has adquirido. Cada fabricante, cada modelo, requiere de unos métodos de conservación diferentes. Consúltanos y te ayudaremos en la medida de lo posible.

cuidados basicos spa

  • Algo fundamental en el cuidado de tu spa es el mantenimiento del agua. Mantener su estado saludable hará que su uso sea beneficioso para la salud y mejorará el estado del Spa. Para ello, tendrás que prestar atención al Ph del agua. Su nivel debe de mantenerse entre 7.2 y 7.6. Deberás revisarlo diariamente ya que una mala calidad del agua puede interferir en la calidad del agua haciéndola irregular o demasiado ácida. Lo que puede interferir en tu salud de manera negativa. 

  • Filtros impecables. Los filtros de tu spa deben limpiarse cada dos semanas. Aquí es donde se acumulan suciedades y residuos que pueden afectar tanto a nuestra salud como al buen funcionamiento del spa. Deberás utilizar productos antical si vives en zonas con agua dura. Aplícalo una vez por semana y al realizar el cambio de agua del spa. Evitaremos problemas futuros de obstrucción en los chorros.

  • Vacia tu spa una vez al mes.  Realiza un cambio de agua una vez al mes vaciando tu spa por completo. Es el momento de desengrasar y limpiar a fondo tu spa. Utiliza un desengrasante para eliminar los residuos de la superficie y que quede impecable. Aprovecha este momento para  añadir el antiespumante y algicida. El agua caliente, los residuos... forman espuma en la superficie del spa. Por ello deberás añadir antiespumante en el agua cuando la detectes junto con un producto antialgas. La estancación del agua suele producirlas. 
  • Desinfecta tu Spa.  Tras cada baño, el cuerpo elimina residuos que de no ser bien eliminados también afectarían como en el caso anterior, a la calidad del agua. Existen en el mercado multitud de productos para la desinfección de spas. Para ello, deberás medir el nivel de bromo diario que debe de estar entre 3 y 6 ppm. Para medir el bromo, basta con instalar en tu spa un medidor de bromo residual y de ph. Una revisión diaria hará que el agua de tu spa se mantenga en una calidad excelente.

Y ahora, ya estás listo para disfrutar de un momento gratificante, relajante y saludable en tu spa.